lunes, 26 de noviembre de 2012

JABÓN DE AVENA

Jabón de avena


Cuenta la leyenda que al gran aporte energético de la avena debían Atila y los hunos su gran fortaleza legendaria. Como alimento para animales, se usa sobre todo en los caballos de carreras, ya que este cereal proporciona glúcidos de liberación lenta, muy necesarios en los grandes esfuerzos.

La avena se cultiva en Europa desde la Edad del Bronce. En el norte europeo es muy popular  sobre todo como alimento de desayuno, donde se toma sobre todo en copos o en un tipo de papilla llamada "porridge".

En el mundo de la cosmética, las grandes virtudes de los extractos de avena sobre la piel han provocado una revolución en los últimos años, una vez que se ha demostrado que sus propiedades son excepcionales en pieles delicadas, especialmente de niños y ancianos.

El jabón de avena es suave con el manto ácido de la piel. Posee un gran poder de hidratación y es muy nutritivo. Es ideal para todo tipo de pieles, en especial la de los niños y la de todas aquellas personas que tengan la piel delicada. Su mayor virtud es sin duda calmar las pieles sensibles, irritadas, quemadas, etc.

Es muy aconsejable como desmaquillador para la cara, evitando el contorno de ojos.

Las hojuelas de avena usadas en este jabón tienen la propiedad de absorber la suciedad y los residuos naturales que se acumulan en los poros. También disminuyen la dureza del agua de ducha debido al fósforo que contienen.

Mi jabón artesanal de avena está realizado con:

* Leche casera de avena, realizada por mí con agua de manantial y hojuelas de avena.

* Aceite de oliva.

* Aceite de coco.

* Extracto de avena. Investigaciones recientes han señalado que el Extracto de Avena favorece la eliminación de alérgenos de la superficie cutánea. El efecto anti-inflamatorio se atribuye principalmente al contenido de las avenantramidas en el extracto de avena, entre otros. El extracto de Avena está indicado para elaborar productos cosméticos destinados a paliar problemas de dermatitis, irritaciones cutáneas, eczemas, prurito y alteraciones en uñas y cabello.

* Cera virgen de abejas. Tiene propiedades emolientes, cicatrizantes y antiinflamatorias.

* Manteca de cacao. Es excelente para tratar zonas resecas y ásperas. Es emoliente y suavizante, ejerciendo una acción antiarrugas y antiestrías. Usada en jabones aporta humectación y dureza.

* Aceite esencial de limón. Es antiséptico, astringente, curativo, depurativo y aclarante. Mejora la circulación sanguínea y linfática. Estimula la circulación y reanima los sentidos.

* Harina casera de avena, hecha por mí moliendo este cereal, sin más aditivos. Le da al jabón un suave efecto exfoliante.

* Hojuelas de avena, usadas para decorar y exfoliar.

Si tu piel es delicada y necesitas un baño calmante, sin duda este jabón es una estupenda opción.






No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada