viernes, 15 de marzo de 2013

JABÓN ARTESANAL DE LAVANDA


Jabón artesanal de lavanda


Qué decir de la lavanda, reina de la aromaterapia... A casi todos agrada su olor, tan sólo unos pocos lo odian. 

Cuenta la leyenda que la bella hada “Lavándula”, rubia y de ojos azules, nació en los campos de lavanda salvaje de la montaña del Jura. Un día en que buscaba un sitio para instalarse escudriñando su cuaderno de paisajes se detuvo en la página de la Provenza y se puso a llorar ante la contemplación del desierto de sus áridos terrenos. Las calientes lágrimas color lavanda mancharon la página. Ella intentó secar sus ojos azules pero, las finas gotitas caían una y otra vez sobre la página. Queriendo reparar su torpeza, el hada se enjugó los ojos proyectando una miríada de pequeñas gotas azules sobre su libro de paisajes. No sabiendo ya qué hacer para secar sus lágrimas, el hada decidió arrojar sobre la Provenza un gran fragmento de cielo azul. Desde ese día la lavanda crece de forma salvaje en Provenza y las jóvenes de la región tienen en sus ojos pequeños puntos irisados de color malva lavanda cuando miran al cielo sobre los campos repletos de flor...

Adoro la lavanda por su aroma fresco, y su color delicado y relajante. Nunca falta en mi jardín.

Mi jabón de lavanda está hecho con aceites de oliva y coco, manteca de cacao y cera de abeja. Flores de la planta infusionadas en agua de manantial, y como no, usadas también para decorar su copete. Está enriquecido con aceite esencial de lavanda, que es cicatrizante y relajante entre otras muchas propiedades.

Es un jabón adecuado para todo el mundo, incluídos los niños, por su suavidad. Es útil para proteger de infecciones, para la psoriasis, eccemas, forúnculos y en general para cualquier patología de la piel.

Espero que os guste tanto como a mí. Este jabón ya está en mi rincón de los preferidos :)

Saludos aromáticos !


No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada